En la busqueda de energias renovables y sostenibles que no emitan gases de efecto invernadero y,por lo tanto, no contribuyan al calentamiento global en un mundo saturado de contaminación, la energía solar fotovoltaica junto con la aerotermia y la eólica son las energías alternativas a tener en cuenta para no poner en riesgo las futuras generaciones.
Las principales tecnologías renovables están reduciendo drásticamente sus costes, de forma que ya son plenamente competitivas con las convencionales en un número creciente de emplazamientos puesto la energía solar fotovoltaica es una energía disponible en la práctica totalidad del planeta.

¿Qué es la energía solar fotovoltaica?

La energía solar fotovoltaica es una fuente de energía renovable que se obtiene directamente de la radiación solar mediante unas celulas fotovoltaicas situadas en el panel solar que a su vez la transforma en energía eléctrica.

La energía solar se puede captar a través de células fotoeléctricas (que conforman los paneles fotovoltaicos que todos conocemos), heliostatos o colectores solares, que posteriormente la transforman en energía solar térmica (a través de la temperatura) o energía solar fotovoltaica (a través de la luz).

La energía solar fotovoltaica es una fuente de energía renovable, sostenible y limpia que utiliza la radiación solar para producir electricidad.

¿Cómo funciona la energía solar fotovoltaica?

A grandes rasgos, en el más común de los casos, la instalación de paneles solares capta la radiación del sol mediante celdas fotovoltaicas y la transforma en corriente.

Energías renovables

¡Compartir!